salud y deporte


Que la práctica habitual de actividad física tiene numerosos beneficios para el organismo no es nada nuevo. Además, tenemos al alcance de nuestra mano la suficiente información para concientizarnos de lo productivo que resulta a nuestro organismo la actividad física cómo hábito. No obstante, según la OMS al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud.
"Mens sana in corpore sano"

“Mens sana in corpore sano”

Retrasa el envejecimiento: La actividad física es un potente activador del sistema músculo-esquelético y de las funciones cerebrales, incrementando la calidad y la esperanza de vida.
  • La vida sedentaria se asocia a un deterioro estructural y funcional del organismo que se traduce en la aparición de diversas enfermedades que ocasionan aproximadamente 2 millones de muertes anuales, las cuales estarían relacionadas con el cáncer de colon, cáncer de mama, infartos, derrames cerebrales, entre otros.
  • La disminución de la movilidad origina la atrofia muscular, lo que origina la pérdida de la fuerza y  la disminución de la masa muscular y ósea.
Antidepresivo natural: El ejercicio y el deporte promueven una reducción significativa de la ansiedad-estrés y sus medidas fisiológicas correlacionadas.
  • La inactividad física aumenta la frecuencia, la duración y los costos de las incapacidades laborales.
  • Ante el estrés físico-emocional, los sujetos sedentarios, presentan una mayor producción de catecolaminas, cuyos efectos  incrementan el trabajo cardiovascular.
Desarrolla la agilidad mental: Activa las conexiones neuronales y por tanto beneficia el aprendizaje, la memoria, la concentración.
  • Aquellos que pasan largas horas sentados tienen más riesgo de obesidad y cinturas más anchas que los individuos que pasan más tiempo sobre sus pies.
Aumenta la capacidad socio-cognitiva: En los deportes colectivos se establecen relaciones sociales que contribuyen al equilibrio personal, al fomentar las relaciones interpersonales y su utilización como un medio de adecuación e inserción social.
  • La inactividad prolongada nos impide conocer y explorar las posibilidades de nuestro cuerpo y su interactuación con el medio.
  • Asimismo, imposibilita la interacción con el medio natural en la realización de actividades físicas en la naturaleza, privándonos de sus numerosos beneficios.
Ya en la Grecia Clásica se citaba aquella célebre frase: “mens sana in corpore sano”. Como dijimos al principio, esto no es nuevo. Solo hace falta concienciarse y resaltar que los beneficios de la práctica deportiva repercuten no solo en nuestro estado físico, sino que inciden de forma directa en el estado mental, psicológico, emocional, y social del practicante.

Resultado de imagen para salud fisica

Fuente: queaprendemoshoy.com

Comments are closed.